El rollo alfa – ¿Cómo le muestro a mi perro que soy el jefe, ehmm?

El llamado rollo alfa con el perro, ¿qué es en realidad y me reafirmo así como «jefe»?

Una y otra vez me preguntaron qué pensaba del llamado rollo alfa. Debo confesar que más que poner cara de desconcierto y admitir que no tengo ni idea de lo que debe ser, no pude.

Entonces me dijeron que se trata más o menos de empujar al perro al suelo o algo así. Así que no se trata de lanzamientos técnicamente sofisticados como los del judo, como se puede imaginar.

Ahora por fin he podido tomarme el tiempo de llegar al fondo de este término. Obviamente se trata de girar al perro en determinadas situaciones de lado o de espaldas (y fijarlo en esta posición) para mostrarle quién es el «jefe» y quién tiene la «palabra». A menudo se trae aquí el término dominancia, pero no quiero enlazarlo aquí. Puedes leer la razón en el artículo Dominancia en el adiestramiento de perros.

Bastante banalmente reducido, es probablemente visto generalmente como un medio para detener el comportamiento indeseable. Y aquí vuelvo a ser cuidadoso y empiezo a diferenciar.

Afirmo que en el 99% de los casos será simplemente una tontería querer deshacerse de un comportamiento indeseable del perro de esta manera, sobre todo si se trata de situaciones realmente «inofensivas», que entonces ni siquiera se dirige contra el dueño del perro (o el que realiza este «lanzamiento»). ¡Esto no tiene NADA que ver con el ENTRENAMIENTO y la EDUCACIÓN!

La idea del rollo alfa viene probablemente de la observación de cómo los perros o más bien los lobos se comportan entre ellos y allí encontramos por supuesto tales «lanzamientos» o «técnicas de fijación». Bien, esto tiene justo con los perros salvajes vivos o aún mejor como ejemplo con los lobos bastante claramente sus razones, también a lo largo de diferentes. Aquí quisiera notar que también los niños (por lo menos en tiempos anteriores sobre todo los muchachos) en el juego social con uno otro «refriega» y una «colocación» «prueba» y/o también «lucha para».

¡Pero no están en competencia con su perro!

Y ahora llego al punto, ¿en el que realmente te «atreverías» a usar este lanzamiento alfa? ¿Cuando estás seguro de lo que haces? ¿Cuando tienes CONFIANZA en tu perro de que no te va a hacer daño? ¿Si usted es físicamente superior a su perro? ¿Hace esto incluso con un perro de raza fuerte? ¿Con un perro que ya ha mordido a un ser humano? Que definitivamente sería físicamente superior a usted (y aquí por favor piense de nuevo qué tipo de confianza tiene usted realmente en su perro y si esta confianza justifica tales acciones).

Por favor, piense muy cuidadosamente y luego cuestione tal «técnica» y si esto todavía parece razonable y apropiado para usted en cualquier forma…

Pero también exactamente aquí llego al punto donde vuelvo a diferenciar. A los perros que pueden mostrar un comportamiento problemático «real», a los perros agresivos, a los perros que pueden haber mordido ya y a las personas que tienen experiencia con tales perros. No quiero excluir de forma general (aunque probablemente lo haría en el 99% de los casos) que ciertas técnicas puedan llevar al éxito. Sin embargo, me refiero a personas del sector que ya han probado todas las alternativas en un caso concreto. Gente que sabe exactamente lo que hace y no actúa desde una falsa posición de «superhéroe». Y estoy hablando sobre todo de perros que ya han sido convertidos en un problema por los humanos en su pasado. ¡Definitivamente no estamos hablando de los casos cotidianos aquí!

Pero no sé, sobre todo, cuán sostenible puede ser un cambio positivo entonces. Realmente no quiero tener que probarlo. Sin embargo, sí sé que, aunque ha habido fantásticos entrenamientos de resocialización que se basaban únicamente en el refuerzo positivo sin interacción física, éstos tampoco dieron lugar a un cambio de comportamiento fiable y sostenido. Nadie querrá poner la mano en el fuego por eso. Para que quede claro desde el principio: Con «interacción física» no se quiere decir absolutamente nada en el sentido de «fuerza bruta», ¡creo que eso debe quedar claro!

¿He utilizado yo mismo el lanzamiento alfa (inconscientemente, ya que no conocía el término) antes?
Sí, de hecho lo he hecho, mientras escribo esto me ha venido a la mente.

A raíz de alguna «agresión», agresión como forma de miedo, miedo por mi perra recién operada. Porque mi perro macho no la había dejado sola – mi veterinario todavía me había advertido que después de una operación o anestesia de este tipo, el otro perro que vive en la casa podría reaccionar de forma extraña al perro operado, podría no reconocerlo correctamente.

Tal vez se alegrara de que estuviera de vuelta y no entendiera que no pudiera retozar como estaban acostumbrados. Estaba muy preocupada de que los puntos se abrieran, mi perro macho estaba fuera de sí y ya no reaccionaba. Sí, ahí lo había empujado al suelo, por agobio, porque no sabía cómo ayudarme de otra manera. No conseguí alejarlo de ella de ninguna otra manera. Estaba enfadado, realmente enfadado, mi perro macho se sintió constreñido y entonces mostró una resistencia activa. En aquel momento no conocía los términos exactos, pero mi comprensión me mostró rápidamente exactamente lo que enseñamos y enseñamos hoy en día: él no vio otra salida que defenderse activamente con sus medios.

La situación terminó bien, por supuesto, porque rápidamente me entendí a mí mismo y a lo que estaba pasando. Recuerdo incluso que me había disculpado y mientras le abrazaba le conté mis preocupaciones. Él ya lo había entendido. Éramos una familia.

¿Tenía sentido hacer esta acción? Está claro que no. Llevó a un conflicto. Hubiera sido mejor encerrarlo en una habitación y ocuparse primero de la perra y luego de él en paz.

Por lo tanto, ¿tiene cabida esta camada como método «común» de educación? ¡También un claro no! Mi ejemplo debería mostrarlo, simplemente porque no fue una acción de adiestramiento planificada sino una acción por exceso de demanda.

Por qué cuento esto es de nuevo el punto que es tan importante para mí, que por encima de todo, también debemos responder a nuestros clientes como personas, cómo se está haciendo como un ser humano con su perro. Debemos ser capaces de reconocer las demandas excesivas y entonces ser cuidadosos con las instrucciones. También debemos ser comprensivos y responder al ser humano. Este es un aspecto muy importante para poder ayudar a un equipo humano-perro de forma sostenible y bien dirigida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.