La impronta en los perros: ¿una consideración para el adiestramiento y la convivencia?

Como ya se abordó en mi artículo anterior 👉 «Formado por los perros del refugio – El mundo es colorido y diverso», una declaración sobre el concepto de impresión con referencia a Konrad Lorenz me había hecho pensar.

La declaración proviene de un entrenador, que no conozco personalmente, pero su tipo sin embargo algo positivo hasta ahora puede ganar. Así que mi punto no es criticar o incluso atacar a esta persona o esta declaración de forma aislada, sino más bien tomar una mirada crítica a una tendencia que puede estar estableciendo en general.

¿De qué se trata en realidad?

Se trata del adiestramiento canino y de la atención del perro al propietario. Tanto en los encuentros con el perro como a la hora de coger la comida, posible cebo para el veneno.

Una de las afirmaciones fue que no pensaba mucho en las llamadas «escuelas de cachorros» donde los perros jóvenes «aprenden» la socialización en grupo, entre otras cosas.
«El perro joven no debe aprender en absoluto que puede divertirse con otros perros y más bien concentrarse en su dueño»

Así o algo parecido, no pretende ser una cita describe la, básicamente comprensible, estrategia. Una estrategia que tiene como objetivo asegurar que un perro no busque permanente y activamente el contacto con otros perros más adelante en su vida.

Y de nuevo, no es una persona malvada o desaprensiva la que hace esta afirmación. Al contrario, sin duda es un buen adiestrador de perros que puede aportar conocimientos prácticos. Además, no hay que considerar ciertas afirmaciones demasiado aisladas, porque no es que no permita que sus perros tengan contacto o que lo rechace en general. Se trata ya de aspectos de las estrategias de adiestramiento.

No voy a escribir el contenido de la conferencia de Udo Gansloßer sobre el desarrollo de los cachorros o las investigaciones de Konrad Lorenz sobre el tema del imprinting. Puedes encontrar suficiente literatura, conferencias, etc. sobre este tema.

¿A qué posible tendencia me refiero?

Tengo la impresión, y allí puedo ser información inundada por los medios de comunicación social e Internet en general mal, que aquí en ciertas áreas aumenta una tendencia que uno quiere moverse con su perro totalmente imperturbable sólo en el equipo personal sin más contacto a otros equipos humano-perro libremente y sin molestias en el área general.

Por lo tanto, ahora poco a poco paso a paso. Por un lado, la realidad lejos de un mundo electrónico, virtual de Internet me muestra que los perros y los dueños de perros todavía y como hace 30 años tienen un contacto social vivo y el intercambio. Sin embargo, y esto puede parecer a mí sólo subjetivamente hoy, también se ve más y más esta actitud de «rechazo de contacto» en la vida real.

Pero entonces, ¿qué es lo que ha podido cambiar? Quizás sea la actitud actual hacia ella y la «demanda» proactiva de su «espacio». Como una burbuja de energía de ciencia ficción que se quiere conocer a su alrededor. Sí, creo que esto es lo que puedo observar en un sentido negativo.

¿Tengo comprensión para tales deseos y puedo entenderlos?

Pero claramente, por supuesto, ¡bastante claramente incluso! Si yo mismo en algún momento en el pasado de repente se convirtió en uno de los que quería tener su «paz» de otros equipos humano-perro. PERO, allí he cuidado proactivamente mi distancia, mi «burbuja protectora». Salí a lo ancho, con mal tiempo y a las horas más imposibles con mis perros. Allí no pasé por las multitudes, yo presuntuoso todos los demás pueden ahora evitar, eso es probablemente la fina diferencia.

Volviendo al imprinting y a las escuelas de cachorros, los grupos de juego de cachorros:

La Ley de Bienestar Animal dice: «Quien tenga un animal deberá asegurarse de que … la oportunidad de contacto social, teniendo en cuenta la especie, la edad, …»

Espero que mi círculo de pensamiento pueda cerrarse ahora para uno u otro lector – la supuesta abstención, relacionada con el entrenamiento, de los grupos de cachorros o de juego de mi joven perro, para que pueda tenerlo «más fácil», «más cómodo» quizás en la convivencia posterior con mi perro como ser humano. El perro debe seguirme amablemente, «funcionar» como yo quiero. Porque si no sabe lo agradable que es tener contacto con otros perros, no querrá ir siempre con ellos. De alguna manera esta actitud me recuerda a Mogli (en realidad Mowgli), el expósito que crece con los animales en la selva…

Por supuesto que (casi) todos deseamos que los encuentros con los perros no sean problemáticos, que no tengamos que responder constante y permanentemente y sobre todo de forma «agotadora» a los deseos o más bien a las emociones de nuestros perros. Por eso educamos a nuestros perros y por eso hay educadores caninos que nos apoyan en esto. También tenemos que educar a los niños y hacerles entender que no siempre se trata de su voluntad.

Pero al igual que no tengo que llevar necesariamente a mi perro joven a la escuela de cachorros, tampoco tengo que llevar a mi perro al centro comercial cuando puede que no sea adecuado para ello.

Ni siquiera estoy hablando en contra de los equipos humano-perro «aislados», que pueden funcionar maravillosamente con nuestros perros domésticos hoy en día, sin embargo creo que mucho contacto social específico de la especie. Y sobre todo tengo que aceptar que hay otros equipos humano-perro que piensan diferente. No siempre tiene que haber contacto, pero tampoco tengo que impedirlo por la fuerza.

Alrededor de un cierto contacto, no vamos a conseguir alrededor. Una «indignación» por ello, tal y como se produce hoy en día quizás ocasionalmente de forma creciente, con justificaciones cuestionables debido a supuestas pruebas empíricas o, en un tiempo pandémico probablemente mejor acuñado, pruebas científicas, la considero exagerada. Al fin y al cabo, a mí se me «chotean» regularmente los mendigos, los vendedores, los buscadores, etc., sin insultarlos ni condenarlos inmediatamente.

Es un tema importante para mí porque, por supuesto, comparto el deseo de poder mantener a mi perro alejado de encuentros potencialmente no deseados. También, sobre todo, comprendo muy bien a aquellos propietarios de perros muy responsables con «perros problemáticos» que evitan activamente todos los peligros y realmente sólo quieren su paz. Porque que tengan que enfrentarse a una «indignación» hacia ellos mismos y su perro, si otro perro simplemente viene corriendo hacia ellos y esto lleva a un contacto poco amistoso, tampoco es comprensible.

Ya he escrito sobre estos temas en los artículos «¿Dejar que los perros jueguen – los adultos no juegan?» y «Dejar que los perros (con la correa) se acerquen»

Es necesario volver a prestar más atención y atención, porque los propietarios de perros problemáticos, especialmente responsables, pueden ser reconocidos bastante bien por el lenguaje corporal y las acciones. El lenguaje corporal de los humanos, también no debemos despreciar cuando se trata de encuentros con perros. Sólo las señales comunes de los humanos y los perros, resultan en una imagen total que debería movernos a los propios comportamientos (un acercamiento al otro así como una evasión).

Espero, es solo un pequeño extracto de observaciones, que he tomado negativamente, porque no quiero un mundo canino en el que nos mantengamos con máscaras (bozales) permanentemente a una distancia de 2 metros el uno del otro. En una pandemia, esto al menos tiene una razón concreta y limitada en el tiempo.

Conclusión:

Si participo en un grupo de juego de cachorros con mi perro joven o no. Para dar el cachorro sólo con mis perros ya existentes contacto con sus compañeros o cualquier otra cosa – cada uno debe hacer lo que cree que es correcto y se ajusta a una situación de vida individual.

Pero si realmente niego al cachorro el contacto (¿amplio?) con otros perros o lo limito fuertemente, para que no aprenda lo genial que es jugar con otros perros, entonces considero que es una estrategia de adiestramiento muy extraña. Yo no abogaría por ello.

No hay críticas emocionales de mi parte, no se pone a nadie, sólo se pone en la habitación y se cuestiona….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *